CHRIS LIEBING: EL ALQUIMISTA DEL TECHNO

Explora el mundo del techno underground
Cada fin de semana, gente de todo el mundo acude a almacenes abandonados, búnkeres olvidados y clubes llenos de humo. Van en masa buscando una cosa: Perderse en la pista de baile durante horas y horas. Este es su templo. Y el maestro de ceremonias, el chamán que los guía a lo largo de su viaje, es el DJ.

Uno de los más altos sacerdotes del techno es Chris Liebing. Este nativo de Frankfurt, Alemania, lleva más de 20 años haciendo bailar a públicos de todo el planeta. Para él lo importante no es pinchar un éxito tras otro. Prefiere transportar a su público a otra dimensión.

“No tengo nada contra esos momentos de clímax y demás, pero lo importante es transportar al público a un mundo tan diferente que olviden dónde están, qué buscaban e incluso por qué han salido de marcha, y lleguen a pensar ‘¿Qué acaba de ocurrir? ¿Qué ha sido eso?’”

EL ESPÍRITU DEL TECHNO

Acompaña a Chris entre bambalinas mientras nos explica por qué ese clímax no es lo importante.
En el techno underground, los clímax son limitados. Ocurre más bien que el DJ mueve al público creando tensión y soltándola, contando una historia sonora mediante su selección de música y los contrastes entre los sonidos.

“Quiero crear una alfombra de sonido, un ambiente que haga a la gente perderse durante un buen rato. Y de eso se trata. No se trata de la gratificación instantánea”.

Quizá empiece con un tema fuerte para caldear al público. A medida que aumentan sus pulsaciones, un bombo potente e imparable les induce a un estado profundo de trance. A continuación les lanza breakbeats con cajas punzantes, para pasar justo después a algo más funky y desdibujado. El bajo atraviesa al público como si se tratara de olas, haciendo que sus cuerpos salten, se agiten y llenen la sala.

“Crea una especie de atmósfera sin muchas interrupciones, sin ninguna interrupción o sólo con las interrupciones que quieres tener porque deseas controlar la energía o cambiar la emoción”.

Sin avisar, el DJ corta los bajos y añade un poco de tensión manteniendo el ansiado ritmo. La anticipación se intensifica mientras sirenas y chirridos metálicos sobrevuelan la sala. El público empieza a lanzar silbidos de expectación. De repente, el ritmo cae como un mazo. El público ruge con una sola voz y baila aún con más intensidad.

UN MONTAJE ECLÉCTICO

Descubre el equipo que Chris usa para crear sus capas de sonido.
“Creo que escoger los temas apropiados para cada momento es la principal habilidad de un DJ. Es superbásico, pero importantísimo. Ahora no importan tanto los temas. Importa más cómo se incorporan en la pista de baile”.

Al percibir que el público está listo para darlo todo, desata un tornado caótico de percusión que hace que los cuerpos se agiten violentamente por el club durante otros 40 minutos. Pero justo antes de que se adentren demasiado en el abismo, introduce lentamente unos sintetizadores brillantes que atraviesan la neblina y envuelven al público en un cálido destello. Con las manos y las cabezas levantadas en gesto de oración, la gente regresa a la tierra con todos sus demonios exorcizados. El baile los ha limpiado.

“Puedes entrar a un club trayéndote tus propios problemas: cosas del trabajo, discusiones en casa, lo que sea. Y puedes intentar resolverlos de distintas formas, por ejemplo consumiendo alcohol u otras sustancias. O puedes salir a la pista de baile, dejarlo todo atrás y superarlo gracias a la música”.

Así es el mundo de la música de baile underground. Y como en las iglesias, aquí ocurre cada semana.

EN LA CABINA

Asómate a la sala de control y disfruta de una sesión íntima de dos horas en Fuse, Bruselas.

EL MONTAJE DE CHRIS:

El montaje de Chris de centra en MASCHINE y el software TRAKTOR PRO 2 ejecutándose en un ordenador, sincronizado mediante Ableton Link. El audio emana de una tarjeta de sonido Orion Antelope y atraviesa un mezclador PLAYdifferently MODEL 1, con dos controladores Allen & Heath Xone K2 que manejan TRAKTOR. Para tocar baterías en directo y añadir percusión y demás sonidos, emplea MASCHINE MIKRO. También utiliza MASCHINE JAM para ajustar el volumen de cada sonido individual, ajustar los efectos en vivo y secuenciar por pasos elementos adicionales.

No te pierdas ninguna novedad siguiendo a Chris en Facebook e Instagram.

EN EL VIDEO